1 junio, 2016

Mi Trayectoria Personal

Me llamo Nuria Suarez. Soy una mujer libre e independiente que vive la maravillosa aventura de conocerse y aprender a amarse a sí misma y mejorar su autoestima y seguridad personal, con el objetivo de sentirme plena y feliz, y satisfecha con el mayor regalo que he recibido Mi Vida

Echo la mirada atrás y veo mi evolución y esfuerzo consciente de mejora personal: Naci en un matrimonio que se amaba y fui una niña feliz, a la que le gustaba cantar y bailar. Esa felicidad se trunco a la edad de 9 años cuando mi madre murió y mi padre, que no podía soportar su perdida, se perdió, dejando de ser un padre amoroso y protector para convertirse en un ser triste, malhumorado y autoritario. El estaba mal, por eso nos trataba mal.

Justo al morir mi madre se hizo cargo de mí una persona que me cuidaba, y de esa persona sufrí abusos sexuales, que dejaron en mí las secuelas de un estrés post-traumático: ansiedad, depresión y miedo.

Bajo esas secuelas crecí y me convertí en una joven insegura, dependiente y con baja autoestima. Ello se agravo con la figura de una madrasta con la que no tuve buenas relaciones, y que nos maltrataba a mi hermana y a mí. Por ello decidí estudiar Psicología en la universidad, ya que notaba que algo en mi no estaba bien. A la vez que decidí liberarme de la opresión paterna independizándome de casa gracias a la beca universitaria, llevándome a mi hermana conmigo

Tras titularme empecé a trabajar de psicóloga en programas de atención a colectivos de exclusión social del gobierno de la Generalitat de Catalunya, trataba de salvar al mundo como forma de salvarme a mi misma

Hasta que tome conciencia de mi victimismo y me libere de él. También queriendo mejorar y superar las secuelas del pasado, me di cuenta que sola no podía e inicie un proceso de terapia. Ya que quería ser madre, una buena madre, como la que no había podido acabar de disfrutar

Gracias a la terapia me di cuenta de que éramos un todo, y que no solo era suficiente cambiar mi forma de ver el mundo, de pensar y sentir, y de cómo me veía y me trataba a mí misma. También descubrí que tenemos un cuerpo con memoria, y que somos energía

Empecé con la toma de conciencia de mi ansiedad gracias a la práctica del taichí, chikung y la meditación.  Y deseando mejorar mi ánimo estudie Risoterapia y Psicología positiva

Tras ello llego a mi vida la psicología Gestalt, y con ella me di cuenta de la importancia del cuerpo. Por eso estudie también Danzaterapia, y movimiento expresivo, con la esperanza de desbloquear mi pelvis y recuperar mi satisfacción sexual

Tras ello decidí enfrentarme a mi peor temor: la sexualidad, y por eso curse Tantra. Que me llevo a las terapias bioenergéticas, y más adelante a la terapia Reiki y a las terapias manuales (Masaje, Reflexología)

Finalmente decidí cursar Terapia Corporal Integrativa en el Institut Gestalt y también estudiar sistema Eneagrama para poder entenderme mejor y aceptarme a mi misma

En mis años de terapia-formación  aprendí a quererme y valorarme, a confiar en mí, ganando seguridad y autoestima.

Por el camino aprendí a perdonar a mi padre, y ver que su exigencia era su forma de demostrar amor. Aprendí a expresarle el amor que yo necesitaba que el diera, y a valorar el amor que él podía dar. A día de hoy  es mi mejor amigo. Y entre todos hemos construido una familia que se quiere, se respeta, se escucha y se apoya mutuamente